jue. Ago 5th, 2021

Este viernes se estrenó Cruella, la nueva adaptación live-action de Disney, protagonizada por Emma Stone y Emma Thompson como Estella/Cruella y La Baronesa respectivamente, junto a Kirby Howell-Baptiste como Anita, Joel Fry como Gaspar y Paul Walter-Hauser como Horacio, y aquí les traemos nuestra opinión de la película.

La película está ambientada en los años 70, en Londres, y nos muestra la dura vida que tuvo Estella antes de llegar a convertirse en la emblemática villana Cruella De Vil, desde su paso por la escuela y los problemas que tuvo que enfrentar en su infancia antes de conocer a Gaspar y Horacio, hasta su adultez y su facilidad para poder robar junto con sus dos compañeros.

Hablemos primero de los puntos positivos. Podríamos decir que Cruella es una de las mejores adaptaciones live-action de Disney, pues toma a un personaje icónico como Cruella De Vil, y lo moderniza sin arruinarlo completamente. Si bien a lo largo de la película se justifica su maldad con los sucesos lamentables ocurridos en su infancia, es en el tercer acto de la película cuando todo comienza a tener sentido completamente con la revelación final, que aunque resulta algo predecible, no desentona con la historia establecida previamente.

Además se hace la inclusión de personajes importantes de la película original de 101 Dálmatas, tales como Anita y Roger, que al igual que muchos otros personajes de los live-action, fueron cambiados de apariencia, siendo Anita una mujer afrodescendiente y Roger un hombre de ascendencia iraní. Pero debo decir que no esperen mucha participación de estos personajes.

El vestuario de esta película es simplemente espectacular, contando con numerosos cambios de look para Cruella, al igual que para la Baronesa, Gaspar y Horacio, y esto se justifica también en el guión, no se cambian de ropa “sólo por que sí”. Cualquier amante de la moda y que disfrute verdaderamente de los looks llamativos adorará esta película.

Por otro lado, algo negativo que encontré y que, por lo que pude ver, muchas personas también lo pensaron, es el uso excesivo de montajes musicales a lo largo de la película. En mi opinión, hay muchas escenas que hubiesen quedado mucho mejor con música orquestal en lugar de canciones interpretadas por otros artistas. No voy a decir que todas las escenas que involucran montajes musicales están mal, porque definitivamente hay algunas que se ven muy bien, pero no todos funcionan y conforme avanzaba la película se van  volviendo molestos y cansados.

Cruella es el perfecto ejemplo de cómo debe ser una adaptación live-action de Disney, tomando elementos del material original pero dándoles un toque nuevo y fresco, que además acomoda todo perfectamente para que pueda existir una secuela, y debo decirles que hay una escena post-créditos, para que no se la pierdan.